La conciencia de la Estrategia - Thalescorp

La conciencia de la Estrategia

La conciencia de la Estrategia

La conciencia de la Estrategia 800 277 Thalescorp

La estrategia es imprescindible para el desarrollo organizacional. Sin embargo, esta noción transgrede las líneas cooperativas. En la actualidad, se puede apreciar estrategias en la gestión pública, que, a pesar del esfuerzo y su implementación, no han logrado conseguir grandes resultados, eso mismo señala, el ex ministro de producción (2014-2016), Piero Ghezzi, cuando evidencias que las políticas de estado, no son elaboradas coherentemente, ya que toman en consideración las expectativas y requerimiento de la población; en otras palabras, no existe un sentido estratega. Por lo ya mencionado, el objetivo del presente texto no es definir, sino crear conciencia que la única manera para obtener considerables efectos positivos es a través de la ya expuesta. En las siguientes líneas, se manifestarán dos pensamientos históricos y un hecho militar que demuestran la importancia que tiene la táctica estratégica.

En la historia militar se puede apreciar diversos procedimientos para poder vencer el enemigo, quizá en ese entonces, no se le otorgaba una definición exacta a esas formas que hacían grandes estragos a los adversarios, pero hoy se han materializado en conceptos y prototipos para afrontar situaciones específicas. Por ejemplo, el estratega de Sun Tzu llego a la conclusión que escuchar arengas es una experiencia demasiada pasiva; en cambio, si un ejercito está acorralado y su única opción es luchar, lo harán tres veces más animados que con los mensajes positivos. A este concepto se le denomino la estrategia del terreno mortal, donde las batallas cierra las posibilidades y solo tienes una opción. Otra arma de a inteligencia bélica fue la predicción del segundo paso.  Este pensamiento militar se puede apreciar en la batalla de Marengo, donde el ejército francés sale victorioso por el cálculo de situaciones y por plan de contingencias que Napoleón había edificado con anterioridad. En otros términos y según Napoleón, la aptitud para la maniobra y la capacidad para predecir los sucesos hacen, de un general, un ser supremo. Por último, Nicolás Maquiavelo menciono que, si un general tiene la capacidad para hacer creer, a su enemigo, sobre el posterior ataque, que realizara, solamente significara la victoria. Lo ya mencionado es conocido como la estrategia de la falsa percepción, ya que engañamos, haciendo que el oponente piense y este seguro sobre nuestro siguiente accionar.  Además, esto se potencializa con un patrón hipnótico que tienen el nombre: solo le gusta apreciar acontecimientos que llenen sus expectativas, evitando otras opciones. Estos tres sucesos demuestran que la estrategia ha estado perenne en nuestra manera de actuar y pensar.

En conclusión, la estrategia es la virtud que el ser humano tiene para potencializar sus recursos y debilidades, teniendo en cuenta factores externos. Parafraseando a Nietzsche, “Nosotros no ponemos especial valor a la posesión de una virtud hasta que notamos su total ausencia cuando la necesitamos para afrontar aun oponente”. Aquella bondad que hace alusión Nietzsche solo se remite al sentido de estrategia.

Autor: Billy Areche

Gerente de Innovación y proyectos de Thalescorp

10/06/2019

Fuente:

1- Libro «Que se puede realizar con el Perú de Piero Ghezzi y José Gallardo»

2- De urgencia y desesperación, ya que el mundo solo cambia de conducta, si tiene que hacerlo. Sentirá urgencia si su vida depende de ello.

3- Para mayor entendimiento de lo expuesto, puede apreciar «el arte de la guerra» o «las 33 estrategias de la guerra»

Compartir