Estás en Facebook o Instagram desplazándote a través de tu timeline, consumiendo artículo tras artículo de información “valiosa” y “motivacional” para inspirarte. Empiezas a leer cientos de notas con contenido “inspiracional” de emprendedores que están triunfando y viviendo una vida de ensueño y empiezas a pensar “¡Ese podría ser yo!».  Luego de ello, comienzas a analizar cuáles serían los problemas que podrías solucionar y cuando crees que has encontrado un verdadero problema con su solución respectiva, te sientes el próximo hombre más rico del mundo. Pasan los días, publicas en tus redes que estás comenzando un nuevo negocio, sin embargo, te das cuenta de que la solución o nuevo negocio que están ideando, requiere más inversión de lo que pensabas, mayor red de contacto, préstamos y más personas competentes.  Te desanimas y en el fondo de tu corazón sabes que necesitas alguien que te aliente para continuar y comienza un ciclo repetitivo que se le conoce como el “porno del emprendimiento”  

La idea detrás del “porno entrepreneur” es simple: te siente bien pensando en todos los cambios maravillosos que vamos a hacer en nuestra vida con la idea de negocio que has pensado. De hecho, te siente tan bien que a menudo confundimos nuestras fantasías de una vida mejor con las acciones que de hecho se deben tomar para lograrla.  He aquí que surgen emprendedores que dicen tener múltiples negocios, anunciándolo con bombos y platillos, cuando aún no tienen claro a qué cliente deben satisfacer, que ventajas competitivas tendrá su producto y cómo será la operación para ello.

Emprendedor, no gastes tiempo en ver referencias motivacionales, no gastes tiempo en analizar tutoriales para lanzar un negocio, dedícate en ver cómo satisfacer la necesidad verdadera de tu cliente, no te enamores de la solución, enamórate de los problemas. Y si a eso, puedes buscar una buena metodología que te acompañe en ejecutar tu idea de negocio, bienvenido sea.  Para ello, te recomendamos los siguientes 5 hábitos que impulsarán tu carrera como emprendedor y futuro empresario:

1. Deja de ver tanta televisión. De verdad.

Incluso si solo ves 90 minutos al día después del trabajo, eso significa que pasas más de 500 horas al año en una actividad que literalmente no tiene retorno de inversión.  No te puedo negar que hay grandes programas. Personalmente me encantaron:  Suits, House of CardsBreaking Bad y Game of Thrones. No obstante, si somos honestos, el 99 por ciento de la televisión no tiene buen contenido. Simplemente la miramos porque necesitamos «relajarnos» y sentimos que no hay nada mejor que hacer. Esta filosofía también se aplica a las películas. La mayoría de las veces solo vamos al cine porque sentimos que no hay nada mejor que hacer.  Este es un tiempo vacío que deberías estar usando para trabajar tu idea de negocios. Si hay un programa en particular que realmente te encante, destina el tiempo para verlo todas las semanas y, cuando termine, apaga el televisor.

2. Leer más mucho más

Una de las mejores cosas con las que puedes reemplazar la televisión es un libro. Nunca entendí a las personas que leen vorazmente. Siempre ha sido uno de mis hobbies, pero más que eso, es la mejor manera de resolver problemas. Si tienes una cuestión que desees solucionar, hay un 99 por ciento de posibilidades de que alguien más lo haya resuelto y lo haya escrito en un libro. A medida que leas más, comenzarás a obtener muchas más ideas y aumentarás tu creatividad. Esto tiene sentido si lo piensas. Para que el cerebro produzca grandes ideas, tienes que darle grandes ideas. Así como lo que comes literalmente se convierte en las células que componen tu cuerpo, lo que tu cerebro consume da forma a lo que piensas.

3. Vete a la cama más temprano. No pasa nada interesante. Créeme.

Solía ​​tener el mal hábito de quedarme despierto hasta pasadas la 1 am todas las noches. Creo que en el fondo de mi corazón pensaba que, si me acostaba temprano, me perdería de algo importante. Despertarse temprano es la gran clave para poder hacer más cosas en el día. Pero no te levantas más temprano simplemente cambiando tu alarma de 6 a.m. a 5 a.m. Tu mañana comienza la noche anterior. Cuanto antes te acuestes, mejor te sentirás cuando te despiertes.

4. Crea una rutina simple por la mañana

El cerebro humano ansía consistencia. Ya sea que te des cuenta o no, ya has creado docenas de patrones y hábitos en tu vida para hacer tu vida más consistente. Puedes tomar el control de este proceso creando tus propias rutinas positivas y manteniéndolas día con día. 

¿No tienes tiempo por las mañanas? Comienza con 30 minutos. Simplemente céntrate, haz una meditación rápida o ejercicio antes de salir corriendo a la oficina. 

5. Sé consciente del vórtice de las redes sociales

Las redes sociales son parte integral de la forma en que la mayoría de nosotros llevamos nuestras vidas, así que no voy a pedirte que renuncies a ellas. Sin embargo, te pediré lo siguiente: No pases horas y horas actualizando tu página de noticias de Facebook y no sucumbas a los pequeños golpes de dopamina que recibes cada vez que a alguien le «gusta» una publicación tuya. Usa tus redes sociales para mantenerte al día con las personas que te interesan, no como una forma de desperdiciar tiempo valioso que podrías estar utilizando en un trabajo significativo.

Espero que estas pequeñas acciones no te inspiren. Espero que no te motiven en lo absoluto. ¿Por qué? Porque la inspiración y la motivación son fugaces. Desaparecerán tan pronto como cierres este artículo. Y para lograr tus sueños debes trabajar CONSTANTEMENTE. Recuerda (y por favor, nunca olvides): La inspiración y la motivación no son lo mismo que el cambio verdadero.

Noticias Relacionadas

Post Anterior

6 tips para Autogestionarte Emocionalmente en Tiempos de Incertidumbre

Post Siguiente

4 Perfiles de Clientes para establecer una Estrategia Ganadora para la Venta