Establecer mecanismo para contrarrestar los accidentes o incidentes ocupacionales en la organización, hoy más que nunca, se ha convertido en parte de la estrategia de trabajo y en un componente clave para moldear la cultura organizacional de la misma. Por ello, bajo la experiencia de la consultora, mencionamos los principales retos a la hora de implementar y asumir el nuevo enfoque de la ISO 45001.

1.     Obtener la participación de los trabajadores

Las organizaciones que obtuvieron la certificación OHSAS 18001 ya han realizado un avance en este punto, pues la norma anterior hablaba de la participación y consulta de los trabajadores. Pero es importante tener en cuenta que el requisito en ISO 45001 es mucho más explícito y exigente. La organización debe identificar barreras u obstáculos que impidan o dificulten la participación de los trabajadores y proceder a eliminarlos o a minimizar su capacidad. Finalmente, la organización debe tener en cuenta el marco normativo y sectorial que deberá cumplir a fin de mantener un estándar de condiciones mínimas para e trabajo

2.     La dimensión de la norma

Es evidente que ISO 45001 representa una importante actualización en contraste con su antecesora OHSAS 18001. Eso se ve reflejado en la extensión física del documento, pues OHSAS 18001 ocupa 8 páginas, en tanto que la nueva ISO 45001 utiliza 18 para contener sus requisitos. Además, ISO 45001 adopta la estructura de alto nivel propia de ISO 9001 e ISO 14001 y que será común a nuevas publicaciones. Así aparece la posibilidad de integrarse con otros sistemas de gestión, lo que representa una preocupación real y evidente para ISO.

3.     Los riesgos sociales

Hostigamiento y/o Acoso laboral, exceso de carga de trabajo, victimización, discriminación y otros problemas de esta misma índole son riesgos que ahora incluye de forma específica ISO 45001. La norma asigna la responsabilidad de asumir el liderazgo en la prevención de estos riesgos a la alta dirección. En la práctica, esta es una tarea de todos los trabajadores, en todos los niveles. Por eso, es uno de los principales retos en la implementación de ISO 45001, y la sensibilización por medio de formación es un modo de ayudar a superarlo.

4.     Obtener la colaboración entre áreas, departamentos y ubicaciones

La complejidad de algunas organizaciones hace que se requiera interacción, coordinación y colaboración entre los diferentes departamentos y áreas, e incluso ubicaciones o contratistas. Esto se convierte en un reto no solamente durante la implementación, sino de manera continua.

5.     Vencer la resistencia al cambio

El cambio siempre entraña incertidumbre. La Incertidumbre genera temor. Esto es mucho más evidente en la implementación de un estándar revolucionario como ISO 45001.

Noticias Relacionadas

Post Anterior

7 Recomendaciones esenciales para tu Plan de Marketing

Post Siguiente

Requisitos de ISO 45001 – Presentación rápida