Un análisis de riesgos empresariales, también denominado mapa de calor, es una representación bidimensional de datos, en la que la representación de la información se da por colores, a menudo rojo, verde y amarillo. En el mapa de riesgos empresariales, se identifican las amenazas individuales y a qué área de negocio podría afectar.  Un mapa de riesgos empresariales ofrece muchos beneficios. Es, sin duda, la herramienta más eficaz para comunicar información relativa a las amenazas que enfrenta una organización. Pero, además, resultan especialmente útiles porque:

  • Ayudan a comprender el entorno del riesgo: el mapa de calor permite entender el origen de un evento altamente peligroso, cuales podrían ser sus consecuencias y si se efectuarán a corto, mediano o largo plazo.
  • Priorizar los esfuerzos de gestión: con amenazas latentes e inminentes, tomar la decisión sobre dónde actuar primero puede hacer la diferencia. El mapa de riesgos garantiza que se aborden primero los riesgos de mayor impacto negativo.
  • Optimizar la asignación de recursos: cuando los recursos no son ilimitados, saber en dónde ubicarlos es una decisión trascendental. El mapeo de riesgos permite asignar recursos en forma racional, atendiendo antes que nada los riesgos primarios.

Noticias Relacionadas

Post Anterior

4 modelos para probar un Plan de Continuidad Empresarial

Post Siguiente

¿Cómo elaborar una Matriz de identificación de Riesgos a Nivel Organizacional?